Septiembre 3, 2014

UBER: caso de “creatividad legal” en que inspirarse

Archivado en: Comercio Electrónico, Emprender — legisconsulting @ 10:55

La creatividad del emprendedor Ecommerce necesita del apoyo y el soporte de la necesaria ‘Creatividad legal’  para hacer sus servicios seguros o hasta posibles. Y UBER es un ejemplo en que inspirarse.

Se extienden por Internet nuevos modelos de negocio o versiones de los mismos que los hacen más fáciles, accesibles y atractivos a los consumidores  pero que pueden chocar con la Ley. Y la  solución ante la creatividad del emprendedor es la ‘Creatividad Legal‘, que es ese necesario lado de artistas que tenemos los abogados para crear ‘obras’ que hagan posibles los proyectos de nuestros clientes y que va más allá de unos conocimientos que siempre se presuponen.

Aunque nos hayan contado otra cosa, el Ecommerce no es global ni fácil y hay numerosas puertas en el campo, como demuestra el reciente y aún no cerrado caso de UBER.

Impedimentos legales solventados

UBER nació en EEUU como una APP de servicios P2P para el transporte de viajeros. Un servicio que en origen no es de taxis pero se parece mucho y que se parece aún más cada las nueva versión del mismo creada posteriormente por la empresa.

Como el servicio de transporte de viajeros es un sector regulado hasta el extremo (licencias, requisitos personales, legales, de material y un largo etc.) la primera obra de creatividad legal fue establecer que no se trataba de un servicio de Taxi, sino de alquiler de vehículos con conductor.  Algo fácil de justificar cuando se empieza a prestar servicios en vehículos de muy alta gama con conductor.

Pero después llegaron nuevos servicios que cuestionaban el planteamiento y que obligaron a la compañía a establecer nuevos marcos legales para los distintos servicios y que van desde acuerdos con taxistas con licencia (perfectamente legal) a la mera compartición de vehículos (legal, por ejemplo, si se establece el matiz de que se cobra por el uso de la aplicación y no por el transporte).

Pero aún tras la creación de esas estructuras surgen nuevos problemas legales. En el caso de la reciente suspensión de UBER en Alemania, el problema ha venido de la vulneración de la norma local de derecho de la Competencia y no de la norma relativa al trasporte de viajeros. Una suspensión que es meramente temporal y un problema para el que sin duda se encontrará una solución legal.

Así, poco a poco, se va creando el marco necesario pare el ejercicio legal de la actividad a través de lo que algunos llamarían ingeniería jurídica pero para lo que yo prefiero el concepto de

‘Creatividad legal’

UBER es sólo un ejemplo de un caso casi extremo -en un sector extremadamente regulado y restrictivo frente a disrupciones- de que para casi todos los proyectos y nuevas ideas de negocio pueden encontrarse una estructura que les permita encajan en el marco legal.

Y también es un ejemplo de todo negocio está expuesto a sorpresas desagradables e inesperadas como la aplicación de las normas de la Competencia alemanas que acarrean una suspensión que visto el historial estoy convencido que no pasará de un mero incidente en el desarrollo del negocio.

Pero por encima de todo es un ejemplo de cómo casi todo es posible en Derecho con tan sólo un poco –o un mucho– de esa ‘Creatividad Legal’ necesaria para cualquier negocio.  Sólo hay que encontrarle la perspectiva adecuada para hacer posible lo que parecía imposible o para asegurar o proteger lo que parecía que no se podía legalmente asegurar ni proteger.

Post to Twitter Post to Plurk Post to Delicious Post to Facebook

Sin Comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Dejar un comentario