Junio 5, 2018

Entender el RGPD como paso previo para adaptarse

Archivado en: Comercio Electrónico, Informática, Protección de Datos, RGPD — Etiquetas: , , — legisconsulting @ 12:08

El RGPD es un ladrillo. Ya asustan de entrada los 173 considerandos en sus primeras 32 páginas antes de llegar al artículo 1. Pero en la práctica, implementarlo no es para tanto si se ha entendido…

“Efecto Reglamento”

Para quien tenga edad y memoria, con el RGPD ha pasado lo mismo que con el principio del milenio con ‘el efecto 2000‘.  Los ordenadores colapsarían y las consecuencias sería impredecibles.

Han pasado ya varios días desde la entrada en vigor del RGPD  y aún no ha pasado de moda. Siguen llegando los emails pidiendo consentimientos o comunicando unas condiciones de privacidad “adaptadas al reglamento” que dejan la enciclopedia británica como relato breve. Parece que aquello de que la información debe ser en forma concisa, transparente, inteligible y de fácil acceso, con un lenguaje claro y sencillo no debe venir en todas las ediciones del reglamento.

Las consultas que entran son básicamente del tipo: “¿qué papeles debo tener en el cajón  para cumplir con el RGPD?“. Y en respuesta a tal pregunta surgen la ofertas para adaptarse al RGPD con un simple sistema informático que prometen cumplir con todas las exigencias y hasta notificar los ficheros a la AGPD. Cuando hasta la AGPD facilita la documentación para bajo nivel de riesgo.

A esta confusión contribuyen hasta las televisiones con expertos que dicen cosas cuando menos extrañas: como el alto responsable de una empresa informática que vi el otro día que, simplificando el RGPD hasta el extremo, mantenía que lo importante era el consentimiento. Que había que pedirlo de nuevo y que si el interesado lo denegaba, pues que tocaba volver a pedirlo hasta que se consiguiera… Pero muchos de los consentimientos que todo el mundo tenía antes del viernes 25 de mayo de 2018 eran válidos. La operativa de aquellos que lo venía haciendo bien sigue siendo válida; y el tratamiento de los datos de quien cumplía la LOPD necesitará de pocas adaptaciones al RGPD.

Pero muy pocos lo hacían bien porque lo limitaban a una lista de formalismos y papeles.

Qué es el RGPD

Si se ha entendido y se hace bien, la adaptación en la inmensa mayoría de los casos debería ser fácil y rápida. Pero para ello es necesario asimilar lo que NO es el RGPD

  • -        El RGPD NO es un caos: los requisitos y exigencias no son tantos si se hace debidamente.
  • -        NO es una lista de papeles: Sí hay documentos que hay que tener (que no depositar ante ala AGPD), pero no más de los que se exigían antes.
  • -        NO es una lista de formalismos
  • -        Y NO es algo que pueda hacer cualquiera

Y sí entender lo que Sí es el RGPD.

“La protección efectiva de los datos personales en la Unión exige que se refuercen y especifiquen los derechos de los interesados y las obligaciones de quienes tratan y determinan el tratamiento de los datos de carácter personal…”

  • -        Es una forma de pensar
  • -        Es una forma de actuar
  • -        Es sentido común y empatía

Obviamente, como no puede ser de otra manera, el RGPD establece una serie de formalismos concretos, pero junto a ellos plantea una serie de obligaciones, requisitos, formas de actuar e incluso conceptos jurídicos mucho menos concretos y detallados pero que sí exige que sean demostrables:sé proactivo en la ‘protección de datos por la protección de datos’ y demuéstrame que lo eres“.

Y la única forma de hacer eso y realmente cumplir con el reglamento es entendiendo el reglamento.

Entender el Reglamento

Legalmente, prestar servicios de asesoramiento jurídico sólo lo podemos hacer los abogados. Como profesión regulada que es, el ordenamiento jurídico entiende que para prestar tales servicios se necesita de unos estudios y conocimientos específicos. Pero el Reglamento (RGPD) fija algo que parece contradictorio: El Delegado de protección de datos es por ejemplo el máximo responsable de informar, asesorar y supervisar el cumplimiento de las disposiciones del reglamento, pero no se le exige ser jurista.

Ello es porque la primera exigencia del Reglamento es entender  el entorno para saber cómo proteger los datos. Y entiende -desde mi punto de vista erróneamente- que los conocedores del entorno serán los que mejor podrán protegerlos. Y quien vive en y por esos entornos, normalmente no son juristas.

Pero el paso previo es leer y entender el Reglamento para poder aplicarlo en un entorno concreto. Y leer y entender el Reglamento es algo propio de juristas. No porque seamos más listos o menos, sino porque nuestra mente funciona de forma distinta en un ecosistema propio. Es conocido por un estudiante de primero de Derecho -y lo entiende uno de matemáticas o de informática-, que el Ordenamiento es un sistema con capacidad de auto y hetero-integración en el que todo está conectado.

(1) La protección de las personas físicas en relación con el tratamiento de datos personales es un derecho fundamental.

(2) … El presente Reglamento pretende contribuir a la plena realización de un espacio de libertad, seguridad y justicia y de una unión económica, al progreso económico y social, al refuerzo y la convergencia de las economías dentro del mercado interior, así como al bienestar de las personas físicas.

Por ello parece que en un tema tan particularmente complejo y tan lleno de pequeños matices sean los juristas los más apropiados, aunque siempre necesitaremos de otros profesionales para cualquier adaptación plena.

Se acabaron las notificaciones de archivos a la AGPD y la tenencia de papeles en un cajón colocados allí el día antes de la anunciada visita de los inspectores de la Agencia. El Reglamento establece ahora una gestión activa de los datos, unas obligaciones en la operativa diaria del tratamiento de los datos y unas funciones de autocontrol a través de órganos internos que antes estaban reservadas a la agencia. Igual que hacienda externaliza el cobro del IVA en manos de los empresarios, el reglamento externaliza la gestión y control de los datos en manos de todo el que trate datos personales con cualquier fin fuera del ‘ejercicio de actividades exclusivamente personales o domésticas‘. Y la AGPD controlará que se hace igual que hacienda controla que se cargue el IVA en las facturas.

Adaptación al RGPD

Como decía antes, la adaptación al RGPD debería ser en la mayoría de los casos fácil y rápida. Y si bien es posible crear herramientas que faciliten la labor y/o aporten un valor añadido, estas sólo pueden ser a día de hoy una solución parcial. Se requiere más: siempre serán necesarias acciones adicionales específicas sobre todo en (y en función de) la operativa.

Aprenderse de memoria el RGPD no basta. Hay que entender qué bien está protegiendo y los objetivos y límites de tal protección. La inteligencias artificial tiene un grandísimo futuro, pero para la adaptación al RGPD, la inteligencia mejor Emocional.

Post to Twitter Post to Plurk Post to Delicious Post to Facebook

Sin Comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Dejar un comentario